El padre del asesinado rapero dominicano en NY exigió todo el peso de la ley

Francisco Mercedes, padre del asesinado rapero dominicano del mismo nombre (Summa Boy), exigió sollozante, frente al cadáver de su hijo, todo el peso de la ley para el hombre que le arrancó la vida.

Los restos del joven rapero asesinado fueron velados ayer jueves en la funeraria Rivera, del Alto Manhattan.
El señor Francisco Mercedes (padre), abrazando a su hija Susana Elizabeth Mercedes, relató que la familia está destrozada y sostuvo que “no le deseo a nadie que esté en mis zapatos en este momento”.

Dijo que la Policía está haciendo su trabajo con la búsqueda intensa del sospechoso, cuya imagen fue difundida en un video en los medios de comunicación.

A la pregunta de qué espera de la justicia, el atribulado padre respondió que “lo que esperamos es que sobre él caiga todo el peso de la ley, por lo menos que lo condenan a cadena perpetua”.

Sobre las diferentes versiones que se han tejido en relación al asesinato de Mercedes y su mánager, Kenny Jiménez, en la calle 151 y avenida Broadway, la madrugada del domingo último, Francisco Mercedes padre respondió que “hay muchas versiones, pero todavía no sabemos nada, no sabemos lo que pasó ni el móvil de la muerte de estos dos muchachos”.

Insistió en que “queremos que le apliquen todo el peso de la ley, porque les quitó las vidas a dos muchachos jóvenes y con un futuro grande”.

Añadió que cuando la Policía capture al prófugo, será cuando se diga o se sabrá lo que realmente sucedió.
Al preguntarle cómo era su hijo, dijo “bueno… no te sé decir, la verdad que no, esta es una cosa muy fuerte. Había perdido a mi mamá y mi papá, pero nunca a un hijo, esto es algo muy duro”.

Los restos del mánager eran velados a la misma hora en la funeraria Ortiz, de la avenida Broadway y la calle 190, en el Alto Manhattan.

Al velatorio asistieron cientos de amigos y seguidores del rapero, la mayoría vistiendo suéteres blancos con la imagen del cantante y la leyenda: “Con amoroso recuerdo, a la memoria de Summa” y las fechas de su nacimiento y su muerte.

Policías del cuartel 33, fueron apostados en los alrededores de la funeraria, en prevención de cualquier eventualidad, mientras en la sala fúnebre se escuchaba parte de la música rap grabada por Summa.

Su cadáver fue vestido con un suéter y una gorra negra y colocado en un ataúd gris, sobre el cual había un clavel blanco de largo tallo. Detrás había un póster con la imagen artística del cantante y docenas de coronas enviadas a la funeraria por dolientes, amigos, vecinos y allegados.