El peligro de ser tentados

Por Emelyn Baldera

Santo Domingo

Ser artista es una profesión difícil, pese a que hay muchos momentos de gloria. Sin embargo, el público no siempre sabe las instríngulis del show business y lo que deben enfrentar los protagonistas del mismo: los
artistas.

Tras la sentencia dictada a la joven cantante Martha Heredia,-7 años-  luego de encontrarla culpable por traficar con drogas, ella, que inrrumpió en llantos en medio del juicio, confesó que fue víctima del engaño de un amigo, a quien no quiso identificar, y quien según ella, tenía su pasaporte.

Ella se declaró víctima de esta persona quien la indujo a cometer el error que hoy le está costando 7 años de cárcel.

Como ella, muchos otros artistas se han visto en medio de la tentación y del peligro. Unos creyéndose dueños del mundo, gracias a que la fama les sonríe.

Así lo advierte el propio Héctor Acosta que con 23 años de carrera ha debido esquivar muchos peligros de esta vida donde los flashes están a la orden del día y el público tiene los ojos puestos en sus artistas.

“Hay algo muy bonito que es la fama, y lo más difícil es mantenerla y asimilarla, y para eso hay que estar preparado. Nosotros pensamos que somos los mejores, y eso hace que nos sintamos grandes, y nos olvidemos de la realidad”, dice el intérprete de El Anillo. 

Las tentaciones
El artista no está exento a las tentaciones, aclaró El Torito, y recuerda que quien no “tiene los pies sobre la tierra, cae. Esas cosas te podrían pasar un día pero no se repiten”  y todo tiene que ver con la formación que recibió de sus padres, lo que pesa mucho a la hora de actuar y manejarse en la sociedad.

El caso de Kinito Méndez es parecido, sin embargo, se atrevió a declarar que en muchas ocasiones tuvo que  reaccionar con firmeza ante el ofrecimiento de drogas.

“Yo me vi en muchos riesgos, en la época de los años 90, entrar a un baño era ir a ver como le ofrecían drogas a uno. Mucha gente creía eso, que el artista por obligación consume drogas. Yo tenía que decir que no. Gracias a mis padres que me dieron una formación solida”, dice, pero reitera -”no es fácil, hay muchos riesgos”.

Son muchos los riesgos, y el propio “hombre merengue” lo aclara, y para poder esquivarlos hay que tener mucha personalidad y formación.

Uno de los grandes del merengue, Fernándo Villalona, quien confesó hace muchos años su adicción a las drogas, en una entrevista publicada en este diario, a propósito de la campaña “Cambiando la página”, nos contó de su encuentro con la cocaína.

“Yo pensaba que los artistas usaban eso”, dijo, en esa ocasión. Es conocida la vida que vivió uno de los grandes intérpretes de nuestra música gracias a su adicción a las drogas. Fueron muchas las situaciones que debió enfrentar, pero al ver el apoyo de su familia decidió ser un hombre nuevo, con más de 15 años limpio y sin consumir alcohol.

Las tentaciones están a la orden del día y parece ser una palabra común en el diccionario artístico como nos cuenta el maestro Dioni Fernández.

“El asunto con los artistas es bastante complejo, porque la mayoría de nosotros, todos, queremos conseguir el favor del público, y el éxito a veces no se consigue por los caminos normales, es muy costoso, entonces se desesperan. En muchos casos llegan a la depresión y situaciones que le afectan la salud, y toman decisiones a través de la emotividad”, explica Dioni que por muchos años tuvo a su cargo jóvenes talentos en proyectos artísticos importantes como “El equipo”.

Y a propósito de la situación que vive Martha Heredia, cree que hay colegas y jóvenes artistas que “son víctimas del medio ambiente y del círculo donde se mueven”.

Lamentó la situación que vive la ganadora del Latin American Idol, y otros jóvenes artistas -como Jimmy Bauer- porque “yo sé que lo que les pasa por la cabeza es desesperante. Es una carrera de resistencia y no lo entienden muchos”.

Una palabra que ha puesto en evidencia el maestro Dioni Fernández es resistencia, la misma que pocos tienen cuando llegan al mundo artístico y sobre esto el merenguero Jeffrey coincide con el veterano músico.

“Muchas veces pensamos en la vía rápida de progresar,  pero eso nos lleva al fracaso”, explica el intérprete criollo.

El deseo de muchos obtener fama y dinero en corto tiempo y no poder, es una de las razones que plantean estos veteranos, por la que muchos jóvenes artistas caen en las tentaciones.

“En este momento en que está la industria de la música que es lo que le ha tocado vivir a Martha es muy difícil, no hay disqueras y ya las cosas no son como antes, por eso, se ven acorralados en muchos casos”, sostiene Kinito Méndez.

Casos como el de Jimmy Bauer y ahora el de Martha Heredia, deben servir de ejemplo para los jóvenes que aspiran  a convertirse en estellas y quieren el camino fácil para lograr el éxito.

Fuente Listin Diario