Hector Acosta Inagotable

Héctor Acosta “El Torito” acaba de agotar una intensa gira por Estados Unidos que lo ausentó de su tierra natal durante 42 largos días; y aunque en la conversación con la prensa, en el camerino de la discoteca Jet Set, el cansancio se hacía visible en el rostro de este carismático intérprete, la energía que le imprimió a su actuación sobre el escenario mostró todo lo contrario: un artista inagotable.

“Ha sido un tour fuera de liga... Se tocó mucho y gracias a Dios lo más importante es que todas las presentaciones fueron a casa llena. Siempre traemos las imágenes para no decir una cosa por otra. Algunos (artista) intentan decir eso (que llenan lugares sin ser cierto), pero la misma gente por las redes lo delatan, hay que cuidarse”, dijo El Torito tras ofrecer un primer set de canciones que incluyó merengues y bachatas, como “A pasito lento”, “Menos que nada”, “Enamorado”, “Melina”, “Mi niña”, “Novia nueva”, “Pa’ casarme”, “El mejor”, “No puedo quitarme las espinas”, “Si tú estuviera”, “Perdóname la vida”, “Con qué ojos”, “El anillo”, “Esta noche”, “Querube”, “Cómo te olvido”, “Llegó la morena”, un popurrí de rancheras y el estreno mundial del tema de su autoría “Sin merengue no hay fiesta”.

Para el “Gran Soberano 2013”, lo más especial de su reciente gira por Estados Unidos, fue llevar la música del país a otras plazas y disfrutar el apoyo que recibió en lugares como Memphis (una ciudad ubicada en la esquina suroeste de Tennessee), donde muchos centroamericanos y mexicanos se unieron con los dominicanos para disfrutar su música. “El hecho de uno estar por esos lugares donde no es común, primero, que hayan tanto dominicanos, y segundo, que tú vayas a oír merengue y bachata, es algo grandioso”, expresó sobre la gira que incluyó territorios como San Francisco, Los Ángeles y Atlanta, entre otros.

¿A qué género fue más receptivo el público? “A la bachata”, responde Acosta inmediatamente. “No puedo ser mezquino, dizque porque soy merenguero, y venir aquí a pintar lo que no es. Los centroamericanos son bachateros y ese es el público que está siguiendo a uno: salvadoreños, hondureños, ecuatorianos, peruanos y los mexicanos”, afirmó.

En los últimos años, el artista ha dedicado grandes esfuerzos en expandir su música a nivel internacional. Es por esto que el mercado asiático está entre sus más ambiciosos proyectos. “Mucha gente va a Tokio, a Hong Kong y me dice que me ha escuchado, pero hay que explorar esos mercados y ojalá que la gente del Ministerio de Turismo se motive y lleve, no a mí, sino a otros colegas para que enseñen el merengue y la bachata en esas tierras. Se nos debería dar estímulo a nosotros los artistas, porque también se promociona el país. Y que la promoción no se quede nada más en Nueva York, New Jersey y Boston, hay que expandir”, insistió.

“Sin merengue no hay fiesta”


A pesar de que no fue nominado como “Orquesta más destacada en el extranjero” en los Premios Soberano 2015, como reconocimiento a un 2014 que incluyó exitosas giras internacionales, Acosta sostiene que siempre ha sido respetuoso de los cronistas dominicanos de arte que deciden en el galardón. “Al final ellos son los que votan. Por más que tú quieras analizar y entender que se hizo un buen trabajo, al final ellos son los que deciden”, dijo el ganador de un Premio Lo Nuestro 2015 en la categoría “Música Tropical”, y nominado como “Orquesta del año” y “Merengue del año” (Llegó la Morena) en los Premios Soberano 2015, que entregará la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) el próximo 14 de abril en el Teatro Nacional Eduardo Brito.

Cada vez que Héctor Acosta canta en el Jet Set se propone presentar algo nuevo para mantener el interés de la gente. “Nosotros aunque sea un mambo nuevo le traemos a la gente, para variar, para que el público entienda que nos estamos preocupando por nuestra música”, afirma. El estreno de “Sin merengue no hay fiesta” es parte de esos afanes, no solo para poner a disfrutar a sus seguidores, pues quiso hacer ese aporte musical como una forma de alerta a los merengueros para que entiendan que sin merengue no hay fiesta, “y que con la única forma que el ritmo de la güira y la tambora puede revivir y mantenerse es si lo grabamos, si lo trabajamos y si le damos calor. No hablando o echándolo a un lado, echándolo a pelear con la bachata, el dembow, es grabando merengue y que conecte con la gente”.

“En mayo defino mi candidatura”


El talentoso merenguero se defendió de los que consideran que con el tema político solo busca sonido. “No hago bulto. Quiero que despejemos esa cosa de la gente. Lo de la política está en camino. Se va a definir en mayo, porque hasta este momento no hay nada definido. Ni el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) está definido, nadie sabe si la reelección va, si Leonel Fernández va. Hay que esperar que las aguas lleguen a su nivel”, expresó al hablar de una posible candidatura como legislador.

¿Pero ya Miguel Vargas Maldonado anunció su candidatura presidencial? “Pero yo no soy del PRD (Partido Revolucionario Dominicano). Yo soy agente libre”, respondió.

¿Y si vas como candidato, porqué partido sería? “En mayo decido, dependiendo cómo estén las aguas, cómo estén las mareas y cómo los vientos soplen”, dijo entre risas en el camerino de la discoteca Jet Set.- 
(Fuente: elcaribe.com.do)